ÚLTIMOS ARTÍCULOS

JUAN PABLO CANNATA

Profesor e investigador en Universidad Austral.

L
Las otras polémicas del cine
Por Juan Pablo Cannata

Día a día comprobamos cómo el cine y otros contenidos de ficción llenan páginas y páginas de los diarios y los portales de noticias, y largos ratos en radio y televisión. Frecuentemente, en la conversación pública, películas, actores, directores, efectos especiales, premios y números de taquilla, ocupan el centro de la escena. Sin embargo, no siempre el espacio mediático asignado al cine se emplea para tratar sobre el mismo cine. De tanto en tanto, la ficción oprime el botón justo y actúa como detonante para instalar o reforzar un debate pública.

No me refiero al hecho de que una película haga reflexionar sobre un tema. En principio, toda buena ficción en algún punto lo hace. Lo que se quiere destacar es que existen debates públicos que no se darían o no se habrían dado si un determinado producto de ficción no los hubiera activado.

La teoría de la “agenda setting”, originalmente propuesta por McComs y Shaw, sostiene que los medios de comunicación no pueden imponer al pública “cómo pensar” (how to think), pero sí “sobre qué pensar” (what to think about). Los ciudadanos somos capaces de registrar una cantidad limitada de temas relevantes o “issues” sociales, y se ha comprobado que la prioridad que establece la opinión pública no se corresponde con la relevancia objetiva de los temas, sino con el espacio o tiempo dedicado por los medios de comunicación. Esto otorga, en consecuencia, un gran poder a los medios y a quienes poseen la capacidad de instalar temas en los medios, lo que se llama “marcar la agenda”.

Las películas dan lugar a un proceso de visibilidad que funciona como una espiral ascendente: una película otorga exposición a un tema de interés potencial y produce un aumento del interés; el interés hace que los actores sociales involucrados hagan declaraciones y que aumente la cobertura mediática, entonces se produce un nuevo aumento de interés y de visibilidad. Dependiendo de la naturaleza del tema y del impacto del film, pueden darse más o menos fases: comunitaria, local, nacional, regional o global.

Si bien cada lector puede confeccionar su propio catálogo de ejemplos, aquí́ se proponen dos paradigmáticos. En primer lugar, la premiada telenovela Vidas robadas actualizó y reforzó́ el debate sobre la trata de personas: la trama se inspiró en el secuestro de Marita Verón y fue proclamada de interés social por la Ciudad de Buenos Aires y el Senado de la Nación. En este caso, la ficción cumple su función de critica social.

En segundo lugar, Tropa de elite es la película brasileña más exitosa de los últimos tiempos. Con su estreno, se produjo inmediatamente un debate sobre el mundo de las favelas, las drogas y los métodos de la policía. El problema siempre estuvo allí́, pero durante ese período reclamó especialmente la atención. ¿Por qué? Porque una película lo hizo visible y lo puso en boca de todos. Surgieron preguntas y los actores sociales competentes se vieron obligados a dar respuestas. Se enfrentaron posturas, se les prestó atención a datos que se hallaban sepultados en polvorientos estantes de bibliotecas, se les dio la palabra a unos y otros, ya que muchos estaban dispuestos a escuchar... incluso, ansiosos por escuchar.

Todo este proceso mediático y cultural no habría existido sin la publicación de la película. Este es el poder oculto del cine: de quienes lo producen, de quienes lo distribuyen, de quienes lo promocionan. Un poder que se levanta contundente detrás de la aparente frivolidad de la alfombra roja de los Oscar, de los intríngulis de los mellizos Jolie­Pitt y de la atractiva grilla de los estrenos de la semana.






Único Máster en Dirección de Comunicación


El avance de la tecnología de la información, sumado a una complejidad mayor en la gestión empresarial en un mundo más competitivo, ha hecho de la comunicación un instrumento ineludible para todas las áreas del management.



Comunicate con nosotros para más información


Cláusula de Consentimiento Informado

Los datos personales recogidos en esta consulta serán incorporados y tratados en una base de datos cuya finalidad es recibir y responder consultas.
El responsable de la base de datos es la Universidad de Montevideo, ante la cual podrá ejercer los derechos de acceso, rectificación, actualización, inclusión o supresión, todo lo cual se informa en cumplimiento de la Ley N° 18.331 del 11 de agosto de 2008.

Para proceder al envío de su consulta deberá indicar si está de acuerdo con la cláusula de consentimiento informado para el tratamiento de sus datos personales.

  Acepto los términos de la cláusula