ÚLTIMOS ARTÍCULOS

María José Soler

Dra. en Psicología por la Universidad de Flores de Buenos Aires. Posgrado en Terapia Cognitivo-Comportamental.

L
La comunicación empática tiende puentes
Por María José Soler

María José Soler, doctora en Psicología, visitó una clase del Máster en Dirección de Comunicación (MDC) de la Facultad de Comunicación para hablar de las herramientas indispensables en la formación de líderes y equipos de trabajo

La psicóloga María José Soler brindó una charla sobre psicología positiva a alumnos de la cuarta generación del Máster en Dirección de Comunicación (MDC) de la Facultad de Comunicación. Dicha jornada se abrió también al público en general de la Universidad y profesionales del área. La visita de la experta tuvo lugar el jueves 24 de octubre en el marco de la materia Ética profesional, dirigida por la docente Cecilia Soler.

En la siguiente entrevista, María José Soler comparte algunos de los temas tratados en clase, como la comunicación empática, el liderazgo positivo y la formación de buenos equipos de trabajo.

¿Cómo se generan ámbitos relacionales positivos en las empresas?

En la actualidad hay una tendencia mundial, estimulada por la corriente de psicología positiva, que investiga factores que inciden en la vivencia de felicidad en el ámbito laboral. Se busca desarrollar una cultura de humanismo y cooperación, que implica actitudes que tienden a un clima relacional positivo. Algunos factores que se identificaron como claves para lograr este ambiente son la amabilidad, el cuidado auténtico de los compañeros de trabajo, el propiciar intercambios de cooperación y ayuda más allá de lo específicamente esperado desde el rol, el fomentar ocasiones cotidianas de reconocimientos mutuos y de agradecimientos.

Por ejemplo, un ejercicio práctico recomendado es comenzar las reuniones de equipo semanales destacando alguna actitud positiva de algún miembro del equipo o agradeciendo a alguien por algo concreto aportado en esa semana. Esta ronda de reconocimiento o agradecimientos se propone que se haga de manera informal, rotativa y lo más espontanea posible, propiciando un cambio de mirada, que pone foco en los aspectos positivos pequeños y cotidianos, lo cual lleva a comenzar las reuniones con un tono emocional positivo.

¿Cuáles son los factores que intervienen en la comunicación empática?

La comunicación empática se basa fundamentalmente en poder profundizar en los verdaderos motivos que subyacen en los hechos o conductas que vivimos; es la capacidad de sentir lo que el otro siente, entender desde qué lugar reacciona como reacciona, qué necesidades lo están llevando a sentirse y actuar como lo está haciendo. A su vez, quien comunica debe de ser capaz de entenderse a sí mismo, poder ponerles nombre a sus sentimientos y descubrir qué está necesitando, y ser capaz de realizar pedidos concretos, realistas y negociables.

La comunicación empática tiende puentes. Una honesta y auténtica apertura a entender al otro y a ser capaz de ceder en parte de nuestra postura, implica construir puentes, ir hacia una “cultura del encuentro” de la cual está hablando mucho el Papa Francisco en los últimos tiempos. Creo que es muy necesario fomentar la comunicación empática para superar la sociedad actual fragmentada en tribus y brechas que se atacan entre ellas y se auto refuerzan en sus paradigmas. Hay que fomentar nuevos enfoques colaborativos en la resolución de problemas, así como miradas más apreciativas de lo que une y no de lo que separa.

La comunicación empática se favorece si se trabajan los vínculos laborales positivos, si se practican conversaciones sin poder jerárquico, dedicando tiempo a compartir experiencias, a interesarse por el otro, a escuchar, a brindar una opinión, una experiencia o un consejo; a pedir también opiniones y consejos validando la postura ajena, buscando los puntos en común más allá de las diferencias.

¿Cuáles son las características que debe tener un líder positivo para generar cohesión en los equipos de trabajo? ¿Cuáles son algunas de las dinámicas que se pueden aplicar para lograrlo?

La principal característica del líder positivo es la capacidad para identificar las fortalezas personales de los miembros de su equipo. Es capaz de hacer que las personas aumenten la conciencia de sus potencialidades, porque con el apoyo del empoderamiento del líder las personas son capaces de animarse a más.

El líder positivo empodera y luego delega y confía y sabe dar buenos feedback que posibilitan el crecimiento en la vivencia de auto eficacia de los miembros de su equipo. Otras cualidades del líder positivo son la honestidad y la autenticidad. No se trata de una postura utilitaria para sacar mayor rinde de su equipo, sino que auténticamente empodera y trasmite la confianza de qué sí se puede, pero marca el camino mostrando cómo se espera que se realicen las tareas; es un líder implicado, comprometido con el equipo pero a la vez es consistente, específico en su manera de trasmitir lo que espera de su equipo y de qué manera. Pero luego delega y confía.

Todo esto no va en desmedro de que cuando hay que señalar lo negativo y corregir, el líder positivo lo debe saber hacer con claridad y firmeza, aunque sobre la base de un buen manejo de conflictos, también abierto a reconocer sus propios errores y dar permiso al otro a equivocarse.

El líder positivo busca comprender las motivaciones, necesidades y circunstancias de los empleados y ser capaces de responder creando espacios abiertos y con apoyo real por parte de los superiores. Por ejemplo, facilitando tiempos de recuperación luego de los conflictos o de las actividades muy demandantes. El líder positivo acompaña en los tiempos difíciles, y sabe reconocer el agotamiento y el descontento.

¿Cuál es la importancia del liderazgo positivo para los DirCom? Por ejemplo, en situaciones de comunicación de crisis.

En tiempos de crisis un factor clave para la resiliencia organizacional es la capacidad de transitar las emociones negativas propias de la crisis: las tensiones, los miedos, las agresiones, la vivencia de catástrofe que provoca stress, desmotivación, ausentismo y clima relacional negativo.

El líder positivo en primer lugar debe de ser capaz de liderar con sus propias emociones no placenteras, ser capaz de mantener la calma, el optimismo y la esperanza frente a la adversidad para poder trasmitírsela a los miembros de su equipo. Varias investigaciones muestran que lo que los empleados más esperan de un jefe líder es el respeto y la admiración, que sea firme en los estándares y muy amable con las personas. Se esperan líderes humildes y que comparten reconocimientos.

Fuente: http://um.edu.uy/noticias/65207-la-comunicacion-empatica-tiende-puentes/






Único Máster en Dirección de Comunicación


El avance de la tecnología de la información, sumado a una complejidad mayor en la gestión empresarial en un mundo más competitivo, ha hecho de la comunicación un instrumento ineludible para todas las áreas del management.



Comunicate con nosotros para más información


Cláusula de Consentimiento Informado

Los datos personales recogidos en esta consulta serán incorporados y tratados en una base de datos cuya finalidad es recibir y responder consultas.
El responsable de la base de datos es la Universidad de Montevideo, ante la cual podrá ejercer los derechos de acceso, rectificación, actualización, inclusión o supresión, todo lo cual se informa en cumplimiento de la Ley N° 18.331 del 11 de agosto de 2008.

Para proceder al envío de su consulta deberá indicar si está de acuerdo con la cláusula de consentimiento informado para el tratamiento de sus datos personales.

  Acepto los términos de la cláusula